Noticias

DAÑOS EN LA PLAZA CONGRESO

diciembre 22, 2017 6:44 pm

La Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos del Ministerio de Cultura expresa su preocupación por los daños que sufrió Plaza Congreso, declarada Lugar Histórico Nacional por Decreto N°437 del año 1997, como consecuencia de la grave situación que se registró el lunes 18 de diciembre en los alrededores del Congreso Nacional, que además dejó como saldo decenas de heridos. Se trató de hechos lamentables que pusieron en peligro la integridad de las personas por la utilización de mampostería destruida y baldosas arrancadas de la Plaza.

El personal del Área Técnica de la Comisión realizó un relevamiento del estado de los bienes de valor histórico-artístico emplazados en las plazas del Congreso, Lorea y Mariano Moreno, en el que se constató que los elementos más afectados fueron las balaustradas de las exedras o palcos de orquesta, de mampostería terminados en símil piedra, ubicados en los laterales de la plaza que datan del año de su inauguración (1910) y forman parte del diseño original que el arquitecto Carlos Thays ideó para el espacio que a pesar de las diversas modificaciones realizadas en 107 años aún conserva en parte su composición. También hubo roturas en las bases de los copones ornamentales de la fundición Val d’Osne, en escalones, bancos y otros elementos del mobiliario urbano, y fue objeto de vandalismo la base de la escultura El Pensador de Auguste Rodin (no así la figura de bronce).

Según pudo comprobar esta Comisión Nacional de Monumentos, que por ley 12.665 tiene superintendencia sobre los bienes declarados monumentos y lugares históricos nacionales,  los daños, si bien grandes y graves, son reparables por lo que nos hemos puesto en contacto con el Ministerio de Ambiente y Espacio Público del Gobierno de la Ciudad para brindar el asesoramiento necesario para su reparación y restauración.

Pero esta situación nos lleva también a reflexionar sobre las agresiones que sufren edificios y sitios que tienen un gran valor histórico y simbólico para la Nación, como en este caso la Plaza Congreso y en otras ocasiones la Plaza de Mayo o el Cabildo. Estos bienes fueron reconocidos con una declaratoria nacional justamente por lo que representan para toda la ciudadanía, son hitos sociales y culturales de nuestra identidad que están más allá de políticas e ideologías. Atentar contra estos bienes que son de todos los argentinos no ayuda a zanjar diferencias ni resolver conflictos y sólo genera pérdidas que exceden lo económico ya que van al corazón de nuestra identidad nacional.